QUOTES //

HISTORIA //

LA CAÍDA DE LA REPÚBLICA


En los últimos días de la Antigua República, Yoda sirvió como Gran Maestro del Consejo Jedi, reuniéndose con legendarios Maestros Jedi como Mace Windu y Ki-Adi-Mundi tratando asuntos importantes para la República. Después de la invasión de Naboo por parte de la Federación de Comercio, Qui-Gon Jinn, quien había sido enviado (con su Padawan, Obi-Wan Kenobi) para resolver la controversia, habló ante El Consejo. Qui-Gon reveló que había sido atacado por un guerrero oscuro y que había descubierto una convergencia en la Fuerza en la forma del joven esclavo Anakin Skywalker. Yoda tenía curiosidad acerca de este desarrollo y acordó que Anakin fuera llevado ante El Consejo para su evaluación. Anakin fue puesto a prueba por los Maestros Jedi y aunque era inusualmente poderoso en la Fuerza de su parte, Yoda sintió mucho miedo en el niño. “El miedo es el camino al lado oscuro,” le dijo a Anakin. Con eso, El Consejo se negó a aprobar Anakin para el Entrenamiento Jedi, para gran sorpresa de Qui-Gon. Más tarde, después de la muerte de Qui-Gon a manos del misterioso guerrero oscuro, así como las acciones heroicas de Anakin, Yoda informó a Obi-Wan que El Consejo había revertido su decisión y honraría el último deseo de los Jedi caídos; Anakin iba a ser entrenado, de modo que correspondería a Obi-Wan enseñarle los caminos de la Fuerza. Y mientras el asesino de Qui-Gon, Darth Maul, había sido destruido por Obi-Wan, Yoda creía que un Lord Sith estaba todavía en libertad. "Siempre dos, hay", dijo. "Un Maestro y un aprendiz. Ni más, ni menos".


Como secuelas de la Batalla de Naboo, un movimiento separatista liderado por el ex Jedi Conde Dooku, alguna vez Padawan de Yoda, se fue desarrollando en toda la galaxia. Esto dio como resultado una época de intriga y desconfianza a través de toda la galaxia, la República parecía estar inexorablemente camino a la guerra. Mientras instruía a los pequeños en la técnica del sable de luz, Yoda tuvo un breve encuentro con Obi-Wan para discutir la ubicación de Kamino, un planeta que fue aparentemente borrado de los Archivos Jedi. Era un acto que preocupaba el Maestro Jedi. En última instancia, Obi-Wan lo encontró e informó a Yoda y al Consejo que un gran ejército de clones se había formado allí, falsamente en nombre de la República y por órdenes del Consejo Jedi. Si bien las circunstancias que rodearon a la creación del ejército eran turbias, Yoda llevó a los clones en un enfrentamiento con los separatistas en Geonosis. Este sería el inicio de la Guerra de los Clones. En el clímax del combate, Yoda se batió a duelo con el conde Dooku, quien se había unido al lado oscuro como el aprendiz del misterioso Darth Sidious. 


Durante la Guerra de los Clones, Anakin Skywalker se había vuelto más poderoso y experimentado. Pero Yoda era consciente de las deficiencias del joven Jedi que aún persistían desde su infancia: su miedo y su incapacidad de olvidar. Con esto en mente, Yoda asigna a Anakin su propio Padawan, Ahsoka Tano. Yoda cree que al convertirse en un maestro, Anakin crecería emocionalmente. Esperaba que cuando llegará el momento de dejar ir por su cuenta a Ahsoka, Anakin entendería que no necesitaba estar unido y sentirse tan sobreprotector con sus seres queridos.


Más tarde, durante la guerra, Yoda escuchó la voz de un viejo amigo que se había marchado hacía tiempo: Qui-Gon Jinn. El Maestro Jedi temía que estaba teniendo una alucinación auditiva, pero todas las pruebas médicas demostraron que estaba bien. Cuando fue visitado de nuevo por la voz incorpórea, se encontró con que era verdaderamente Qui-Gon, que había mantenido de alguna manera en su conciencia a pesar de su muerte. El Jedi caído envió a Yoda en un viaje de exploración interna y externa, donde se enfrentaría a visiones inquietantes en Dagobah, enfrentarse a su propio lado oscuro en un planeta ubicado en la profundidad de la galaxia y con una importante presencia de la Fuerza, Moraband, donde tuvo un combate en plano espiritual contra Darth Sidious. En última instancia, Yoda adquirió una nueva comprensión de su persona y de la Fuerza, se dio cuenta de su arrogancia y del error que la Orden Jedi había cometido al convertirse en guerreros y abrió el secreto de la Fuerza de la inmortalidad.


En cuanto a la Guerra de los Clones, Anakin y Obi-Wan se habían convertido en héroes de la República. Pero no todo estaba bien con Anakin y buscó consejo con Yoda, pidiendo orientación sobre cómo hacer frente a las premoniciones de la muerte "de alguien", en realidad, la de su esposa en secreto, Padmé Amidala. Yoda aconseja a Anakin entrenarse a fin de dejar de lado todo lo que temía perder, que era algo que el joven Jedi resultaría incapaz de hacer. Más tarde, con Yoda liderando un combate en el planeta Wookiee Kashyyyk, el canciller supremo se había revelado a sí mismo como el Lord Sith que los Jedi habían estado buscando. El villano ejecutó la Orden 66: la masacre de todo el rango de los Jedi. Yoda sintió una gran perturbación en la Fuerza mientras que incontables Jedi fueron asesinados por los soldados clon y logró escapar antes de que él mismo fuera eliminado. En este punto, se hizo evidente que Anakin se había convertido al lado oscuro, rebautizado como Darth Vader y se encargó de acabar con los Jedi a cambio del poder para salvar a su esposa. Yoda se enfrentó al canciller supremo, ahora el Emperador, pero no pudo matarlo y se exilió en el pantanoso planeta de Dagobah. Permanecería allí durante años, esperando que la descendencia lejana y secreta de Anakin se levantara como la nueva esperanza en la lucha contra los Sith.



LA GUERRA CIVIL GALÁCTICA


Años más tarde, Luke Skywalker, el hijo de Anakin, llegó a Dagobah en busca de Yoda para el entrenamiento Jedi. Tras su primer encuentro, Yoda no reveló que era un Maestro Jedi. En su lugar, trató de tener una idea de quién era Luke como persona y encontró que el joven Rebelde estaba impaciente y enojado al igual que su padre. Ante la insistencia de Obi-Wan, Yoda acordó instruir a Luke, enseñándole a calmarse y desarrollando sus habilidades Jedi. Sin embargo, el estudiante seguía siendo imprudente. Dejó Dagobah, sin completar su entrenamiento, para hacer frente a Darth Vader. Luke no estaba preparado; sufrió una agonizante derrota a manos del Lord Sith, que también se reveló como el padre del muchacho.


Por último, algún tiempo después de su derrota en la Ciudad de las Nubes, Luke Skywalker regresó a Dagobah para completar su entrenamiento Jedi. Yoda, sin embargo, estaba muy enfermo. Estaba claro que al antiguo líder del Consejo Jedi le quedaba poco tiempo de vida y Yoda dijo a Luke que no requeriría más entrenamiento, tendría que enfrentarse a Vader por última vez. Solo entonces sería un verdadero Jedi. Su vida se desvaneció rápidamente, el anciano Maestro dijo sus últimas palabras y reveló a Luke que había otro Skywalker. Con esto, Yoda aceptó su muerte y se convirtió en Uno con la Fuerza.

Relacionados //