AFILIACIONES
GÉNERO
  • Masculino,
DIMENSIONES
  • Estatura: 1.92m ,
ARMAS
VEHÍCULOS
  • Caza estelar Jedi,

HISTORIA //

LA CAÍDA DE LA REPÚBLICA


En los últimos años de la República, Mace Windu sentía extrañas corrientes de la Fuerza. Durante mucho tiempo abogó por los Jedi e intentó conservar las antiguas tradiciones de la Orden en medio del caos galáctico y la corrupción política. Mace, que nunca fue paciente con quienes desobedecían al Consejo Jedi, dudó de la creencia del Jedi disidente Qui-Gon Jinn de que los antiguos Sith habían regresado. Qui-Gon estaba en lo cierto sobre los Sith y murió en combate con Darth Maul, que a su vez fue derrotado por Obi-Wan Kenobi. En el funeral de Qui-Gon, Mace y su viejo amigo Yoda meditaron sobre una cuestión poco feliz: ¿Maul había sido el maestro Sith o el aprendiz?

Mace tampoco creía mucho en la insistencia de Qui-Gon de que el joven Anakin Skywalker fuera El Elegido que la profecía Jedi anunciaba. Anakin demostró tener gran habilidad con la Fuerza, pero Mace rechazó la solicitud de Qui-Gon de entrenar al niño. Mace sentía que Anakin era demasiado grande para dedicarse a la Fuerza sin que sus apegos emocionales lo distrajeran. Mace nunca dejó de dudar del joven Skywalker y su desconfianza mal disimulada resentiría la relación entre ellos a medida que Anakin se hiciera un lugar entre las filas Jedi. 


Mientras la crisis separatista sepultaba la galaxia, Mace advirtió al canciller Palpatine de que los Jedi eran demasiado pocos para defender a la República si se desataba una guerra. La historia de Mace lo cegó frente a la amenaza creciente que representaba el conde Dooku, el líder Separatista: se negó a creer que un antiguo Jedi como Dooku cayera tan bajo como para intentar asesinar a senadores como Padmé Amidala. Pero Mace atendió a las advertencias de Yoda de que el lado oscuro de la Fuerza estaba detrás de los problemas de la galaxia. Tampoco podía ignorar otros sucesos peligrosos, como la revelación de que alguien había contratado a los misteriosos kaminoanos para construir un ejército de clones para la República.

Cuando los geonosianos, aliados de los Separatistas, capturaron a Obi-Wan, Anakin y Padmé, fue el momento de poner manos a la obra. Mace llevó un equipo de ataque Jedi a Geonosis y luchó contra Dooku y sus droides en el campo de gladiadores del planeta. Mace derrotó al cazador de recompensas Jango Fett, pero las hordas separatistas sobrepasaron sus fuerzas. Mace se negó a rendirse y solo la llegada de Yoda y del ejército de clones evitó que muriera en el combate. El escape de Mace no le dio satisfacción: la galaxia estaba en guerra y los Jedi debían cumplir un rol peligroso y poco conocido para ellos, el de generales.


Durante la Guerra de los Clones, la incursión de Mace en el campo de combate demostró que era un guerrero reconocido. Durante la campaña de la República para retomar Ryloth, guió a los soldados clon en el asalto de la ciudad de Lessu y capturó personalmente a Wat Tambor, el emir Separatista que había saqueado el planeta. Si bien era conocido por odiar la política, probó que podía ser un diplomático hábil, ya que podía negociar un acuerdo entre el libertario twi'lek Cham Syndulla y el senador corrupto del planeta Orn Free Taa.


Mace pasó mucho tiempo de la Guerra de los Clones en Coruscant dirigiendo a los Jedi en su peligroso rol de líderes. Mace no tardó en castigar a los Jedi que no seguían sus órdenes, reasignó a los padawanos rebeldes como Ahsoka Tano a tareas cotidianas que les permitieran reflexionar sobre sus errores. Mace protegió celosamente la independencia de los Jedi de la interferencia externa e intentó mantener los valores Jedi en su trato con los militares y los políticos. Se opuso a los Dugs de Malastare cuando decidieron matar a la antigua criatura conocida como la bestia Zillo y censuró la decisión de Palpatine de llevar a la imponente bestia a Coruscant para que la estudiaran. A medida que la guerra continuaba, Mace desconfiaba de Palpatine cada vez más, aunque nunca supo que el canciller Supremo era en realidad el lord Sith Darth Sidious.


Mace se sintió afligido por la solicitud de Palpatine de hacer que Anakin fuera su representante en el Consejo Jedi y advirtió a sus compañeros maestros Jedi de que era peligroso que el canciller supremo se juntara con el poderoso y temperamental joven Jedi. Acordó que si Palpatine no abandonaba sus poderes durante la guerra después de la muerte del general Grievous de los Separatistas, los Jedi destituirían al canciller supremo de su cargo y tomarían el control del Senado.

Cuando Anakin descubrió que Palpatine era en realidad el lord Sith Darth Sidious, Mace se dio cuenta de que el futuro de la Orden Jedi estaba en grave peligro, por lo que intentó arrestar al canciller supremo. Mace pareció derrotar a Sidious y blandió su sable de luz para atacar al lord Sith, pero Anakin, en desesperación, encendió su propia arma y arrancó el antebrazo de Mace. Entonces Sidious arrojó rayos de fuerza sobre Mace y envió al gran campeón Jedi directo hacia su muerte.

Relacionados //