QUOTES //

HISTORIA //

LA GUERRA CIVIL GALÁCTICA


Han Solo, junto con su amigo Chewbacca, fueron contratados por Obi-Wan Kenobi y Luke Skywalker para llevarlos a Alderaan. Han se jactó de que su nave, el Halcón Milenario, podría hacer el Corredor de Kessel en menos de 12 Pársecs; lo que era ciertamente desconocido, pero necesitaba el trabajo. El Contrabandista estaba profundamente endeudado con el señor del crimen Jabba el Hutt, que había ofrecido una recompensa por su cabeza. En un enfrentamiento en la cantina Mos Eisley, Han atacó a Greedo, uno de los cazadores de recompensas de Jabba que buscaba recoger una buena suma por el Corelliano. Más tarde tuvo un encuentro con el propio gánster, convenciendo a Jabba para darle más tiempo a pesar de que le costaría un 15% extra.


El grupo partió a Tatooine, eludiendo a su paso a los soldados de asalto imperiales quienes buscaban a los droides de Luke. En el viaje, se hizo evidente que Han no creía en la Fuerza, diciendo: "No hay campo de energía mística que controle mi destino". Finalmente, llegaron a Alderaan o donde debería haber sido Alderaan. Había sido completamente arrasado por la Estrella de la Muerte del Imperio y el Halcón Milenario fue rápidamente atrapado por el rayo de atracción de la estación espacial. En la Estrella de la Muerte, rescataron a la princesa Leia Organa con quien Han discutía intensamente, pero perdieron a Obi-Wan. 


Escaparon a Yavin 4, la ubicación de la base Rebelde oculta y entregaron los planos robados de la Estrella de la Muerte a la Alianza. Mientras que el incipiente grupo estaba planeando un ataque contra el puesto de avanzada Imperial, Han obtuvo una recompensa por rescatar a la Princesa y planeaba irse, una decisión que decepcionó a sus nuevos amigos. "Sé lo que estoy haciendo", le dijo a Chewbacca. Hacia el final del combate, con Luke a punto de ser derribado por Darth Vader, Han y Chewie regresaron en el Halcón Milenario. Derribaron a los cazas TIE que estaban detrás de Luke, quien realizó un disparo preciso, destruyendo a la temida Estrella de la Muerte.


Han se adhirió a la Alianza Rebelde y ayudó a establecer su nueva base en el planeta de hielo Hoth. Después de que Luke no regresara de un revisión de rutina de la superficie del planeta, Han salió al gélido frío para encontrarlo. Finalmente encuentra al joven Jedi, pero Luke había sufrido graves lesiones y estaba cerca de morir congelado. Desesperado por salvar a su amigo, Han utilizó el sable de luz de Luke para abrir su Tauntaun y colocó a Luke en su interior en busca de calor. Los dos fueron encontrados por la Alianza a la mañana siguiente y Luke sobrevivió.


Pero los viejos problemas persistían; Han todavía era buscado por Jabba el Hutt y tenía que pagar su deuda. Mientras se preparaba para irse, él y Leia discutieron verbalmente. Su bravuconería la enfurecía, pero estaba claro que significaban algo el uno para el otro. Al poco tiempo, el Imperio atacó la base y Han cambió sus planes, evacuando a Leia en el Halcón Milenario.


Perseguido a través de un campo de asteroides y por toda la galaxia, eventualmente aterrizaron en la Ciudad de las Nubes, hogar de un viejo amigo de Han, Lando Calrissian. Mientras Han creía que ahora estaban a salvo, las cosas estaban mucho peor; el Imperio, gracias al cazador de recompensas Boba Fett, había llegado justo antes que ellos. Han fue torturado por Darth Vader, quien utilizó el dolor del piloto para atraer a Luke a una trampa y más tarde fue congelado en carbonita. Antes de que fuera bajado a la cámara congeladora, Leia finalmente le dijo a Han que lo amaba. "Lo sé", respondió. Boba Fett llevó a Han congelado a Jabba el Hutt en Tatooine, recogiendo la recompensa de muchos años por llevar al ex contrabandista.


Jabba el Hutt montó el bloque de carbonita de Han a una pared en su palacio, llamándole su "decoración favorita". Pero los amigos del gran piloto idearon una misión de rescate, con Leia, disfrazada como el cazador de recompensas Boussh, liberando a Han durante la noche. Por la hibernación sufrió ceguera temporal y su reencuentro sería de corta duración; Jabba sabía que era un truco todo el tiempo y los capturó a ambos. Luke Skywalker no tardó en llegar, diezmando a la tripulación del gánster y salvando a sus amigos. Han incluso tiene su revancha con Boba Fett, provocando accidentalmente que el jet pack del cazador de recompensas se salga de control, enviándolo a toda velocidad hacia el Sarlacc.


Al volver con la Alianza Rebelde, Han fue ascendido a general. Entregó a Lando el Halcón Milenario para que lo utilizara en el ataque contra la nueva Estrella de la Muerte y se ofreció en dirigir la misión para destruir el generador de escudo. Él y su equipo de ataque aterrizaron en la luna boscosa de Endor, donde se encontraron con soldados exploradores y fueron capturados por los Ewoks, una especie primitiva que confundieron a C-3PO como un dios. Han, irónicamente, se encontraba como el plato principal de un banquete en honor del droide dorado. Gracias a la rapidez mental de Luke, los Ewoks liberaron a los rebeldes y los aceptaron en la tribu. Esta resultaría ser una importante alianza; el Emperador sabía del plan de los Rebeldes y tenía toda una legión de sus mejores tropas a la espera. Cuando todo parecía perdido, los Ewoks se unieron a la lucha, su presencia y sus armas hechas a mano permitieron dar vuelta el rumbo del combate. Han destruyó el generador del escudo, las fuerzas rebeldes derrotaron la segunda Estrella de la Muerte y la galaxia fue libre nuevamente.

Relacionados //