AFILIACIONES
  • Confederación de Sistemas Independientes,
GÉNERO
  • Masculino,
DIMENSIONES
  • Estatura: 2.16m ,
ARMAS
VEHÍCULOS
  • Speeder del General Grievous,
  • Dreadnought Separatista,
  • Soulless One,
  • Moto rueda TSMEU-6 del General Grievous,

HISTORIA //

LA CAÍDA DE LA REPÚBLICA


Como líder del ejército droide en la Guerra de los Clones, el General Grievous inspiró temor en toda la República. Entrenado en combate con el sable de luz por el Conde Dooku, viajó por la galaxia invadiendo planetas y enfrentandose con los Jedi. Este pedazo de metal con orgánica monstruosidad luchó contra Ahsoka Tano y Obi-Wan Kenobi en numerosas ocasiones, siempre logrando escapar.


Grievous mantuvo su propia guarida en un cuartel general Separatista. Situado en la tercera luna de Vassek, contenía varias salas y recamaras, que incluyen estatuas de un guerrero extraterrestre y varias armaduras. La guarida fue descubierta por un grupo de Jedi y clones, tomando por sorpresa al general y exigiendo su rendición. Aunque sufrió lesiones graves, Grievous escapó y fue restaurado por su doctor, A-4D; se reintegró para desatar un ataque sorpresa contra los Jedi, a través de Gor, su viciosa mascota Roggwart. Gor fue destruido, pero Grievous logro matar a un joven Padawan llamado Nahdar y venció a Kit Fisto en combate con sable de luz. El general sobrevivió para otro día de lucha.


Bajo las órdenes del Conde Dooku y Darth Sidious, el general Grievous lideró un osado secuestro al Canciller Palpatine en la Batalla de Coruscant. Manteniendo a su prisionero bajo la custodia de Dooku a bordo de su nave insignia, Grievous se sorprendió cuando el Jedi, Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker llegaron para rescatarlo. Los Jedi salieron victoriosos, Anakin mató a Dooku y liberó al Canciller, pero pronto fueron detenidos por los droides de Grievous. Llevados ante él, Grievous tomó sus sables de luz, jactándose de que iban a hacer una buena adición a su colección. Gracias a algunos inteligentes trucos de R2-D2, sin embargo, los Jedi recuperaron sus armas y acorralaron al líder del ejército droide. En un movimiento cobarde de último segundo, Grievous rompió la ventana del puente y escapó hacia el espacio.


Grievous se dirigió a una importante base Separatista en Utapau. Hablando con Darth Sidious, le aseguró que la guerra estaba llegando a su fin y que los Separatistas saldrían victoriosos. Aun así, resultaría ser un consuelo de corta duración para el terror ambulante. Obi-Wan no tardó en llegar con un batallón de clones y la Batalla de Utapau comenzó. El general y Obi-Wan se batieron a duelo y a pesar de manejar cuatro sables de luz a la vez, Grievous fue desmembrado y una vez más intentó huir. Obi-Wan se dio a la persecución y los dos pelearon en un forcejeo e intercambiando golpes. El Jedi había perdido su sable de luz y se encontró colgando de un acantilado y Grievous parecía tener la sartén por el mango. El general en forma amenazante se lanzó hacia delante, dispuesto a dar el golpe final, Obi-Wan utiliza la Fuerza para llamar el bláster de Grievous a su mano. Le disparó a Grievous en el pecho, encendiendo lo que quedaba de su materia orgánica y acabando con esta temible amenaza.