HISTORIA //

LA CAÍDA DE LA REPÚBLICA


El canciller supremo Palpatine, con la ayuda de los geonosianos, había planeado la construcción de la temida primera Estrella de la Muerte, un arma como ninguna antes vista en la galaxia. Palpatine, el Lord Sith Darth Sidious encubierto, hizo que su aprendiz Darth Tyranus (también conocido como el Conde Dooku) entregara los planos de Geonosis a Coruscant en el inicio de las Guerra de los Clones.

Solapadamente, y a medida que la Guerra de los Clones avanzaba, la Estrella de la Muerte tomaba forma en el espacio sobre Geonosis. El acceso al anterior mundo Separatista era restringido: solo algunos miembros de la jerarquía imperial sabían de la construcción de la estación de batalla.



LA EDAD OSCURA


Inicialmente, el Imperio designó al vicealmirante Rancit para supervisar la red de bases que protegía la Estrella de la Muerte, una iniciativa supervisada desde la Base Centinela remota. El reemplazo de Rancit, Wilhuff Tarkin, enfrentó una serie de desafíos: desde envíos demorados y escasez de materia prima hasta el incumplimiento de los plazos de ingeniería e intentos de sabotaje. Tarkin demostró ser un comandante capaz y Palpatine lo recompensó nombrándolo Grand Moff, lo que le concedió mayor control sobre el proyecto. Tarkin se convertiría en el mayor líder de la estación de batalla, lo que lo calificaría como la clave para derrotar a toda la resistencia al gobierno de Palpatine.



LA GUERRA CIVIL GALÁCTICA


El Imperio terminó la construcción de la Estrella de la Muerte pero los espías de la Alianza Rebelde lograron robar cintas de datos que contenían sus esquemas. Su objetivo: encontrar un punto débil dentro de la superestructura y tomar ventaja de ello. Darth Vader, las fuerzas Imperiales sirvientes al Emperador y el Grand Moff Tarkin, lideraron una cacería Imperial para recuperar los planos. Mientras que él no tuvo éxito en ese frente, los Sith capturaron a la princesa Leia Organa, una sospechosa simpatizante Rebelde. Como muestra del poder de la Estrella de la Muerte, el Grand Moff Tarkin utilizó la estación espacial para destruir el planeta Alderaan, hogar de la Princesa, y matar a miles de millones.

Sin embargo, tras el rescate de la princesa, los planos robados que Leia había escondido en el droide R2-D2, finalmente fueron entregados a la Alianza. Se descubrió que un Torpedo de protones, disparado con precisión en un pequeño puerto de escape, podría desencadenar una reacción que destruiría la Estrella de la Muerte. Los Rebeldes lanzaron un ataque desesperado y un joven piloto llamado Luke Skywalker, con capacidades de dominio de la Fuerza, voló un Ala-X hasta la trinchera de la Estrella de la Muerte y logró el disparo imposible. La estación espacial fue destruida y Tarkin con ella. Darth Vader, sin embargo, se fugó en su TIE Avanzado.

Relacionados //