Audio //

Soundboard //

QUOTES //

HISTORIA //

LA CAÍDA DE LA REPÚBLICA


Antes de convertirse en un discípulo del lado oscuro, Darth Vader era Anakin Skywalker, un Jedi de buen corazón y héroe de la Guerra de los Clones. Aunque fue considerado uno de los más poderosos Jedi en la galaxia, Anakin había roto el código de la Orden por casarse en secreto con la Senadora Padmé Amidala. Cuando comenzó a tener visiones en las que Padmé moriría durante el parto, Anakin buscó una manera de evitar este destino. El canciller supremo Palpatine, un mentor para el joven Jedi, afirmó que el lado oscuro era un camino hacia esta capacidad: él podía impedir que la gente muriera con el poder de los Sith. Al mismo tiempo, el Canciller reveló que él era un Lord Sith, Darth Sidious y entrenaría a Anakin. Confundido y lleno de conflictos, Anakin sucumbió finalmente a las tentaciones de Sidious. Rebautizado como Darth Vader, se convirtió en un agente del mal. 


Sidious asumió el papel de Emperador y Vader ayudó al Imperio a destruir la Orden Jedi; sin piedad, Anakin lideró una legión de clones hacia el Templo Jedi y personalmente asesinó a Jedi totalmente entrenados y a pequeños novatos por igual. En el planeta de lava Mustafar, donde había sido enviado para asesinar a los líderes separatistas, Vader luchó contra su antiguo Maestro y amigo, Obi-Wan Kenobi. Anakin luchó con una ferocidad agresiva, haciendo caso omiso de las súplicas de Obi-Wan para entrar en razón. Finalmente, el Maestro Jedi superó al nuevo Sith. Vader quedó gravemente herido y quemado en la orilla de un río de lava, lleno de ira y odio. El Emperador lo encontró y lo encerró en una aterradora armadura negra que lo mantuvo vivo y le dio pulmones mecánicos que emitían un sonido de respiración siniestro en cada uno de sus pasos. Anakin Skywalker dejó de existir.

LA EDAD OSCURA


Vader se convirtió rápidamente en un símbolo visible del Imperio como el temible sirviente de Palpatine. Cazaba a los Jedi fugitivos que escapaban de la Orden 66 y espiaba a los enemigos internos y externos. La repentina llegada de Vader a la jerarquía del Imperio generó muchos rumores. Algunos imperiales de los altos rangos afirmaban que era una creación de laboratorio para imitar al general Grievous, el derrotado señor de la guerra Separatista, mientras otros murmuraban que era un guerrero mejorado mediante tecnologías y educado en las artes de la Fuerza, que ahora estaban prohibidas. Solo algunos adivinaron la verdad: que Vader era el Jedi Anakin Skywalker renacido.

Vader envió a agentes como El Inquisidor a buscar no solo a los Jedi que habían escapado, sino también a los nuevos seres sensibles a la Fuerza que podrían ser una amenaza para el Imperio. Y, bajo las órdenes de Palpatine, trabajó con el ambicioso y despiadado Grand Moff Tarkin para supervisar la construcción de la Estrella de la Muerte y aniquilar la resistencia al gobierno imperial.

LA GUERRA CIVIL GALÁCTICA


Diecinueve años después de su combate con Obi-Wan Kenobi, Darth Vader mantuvo la mano tiránica del Imperio. Tras el robo de la Alianza Rebelde de esquemas para un arma definitiva del Imperio del tamaño de un planeta, la Estrella de la Muerte, Vader dirigió un ataque contra un buque Rebelde sospechoso, buscando recuperar los planos robados y encontrar la ubicación de la base Rebelde. Mientras tanto, la princesa Leia, líder Rebelde, escondió las cintas de datos y un mensaje de auxilio dentro del droide R2-D2 y lo envió a Tatooine en busca de Obi-Wan Kenobi. Vader y sus soldados de asalto mataron a todos a bordo con excepción de la princesa, optando por llevarla a la Estrella de la Muerte para ser interrogada. Leia demostró ser capaz de resistir una sonda mental y Obi-Wan Kenobi, después de haber recibido el mensaje de Artu, no tardó en llegar con el astromecánico, Luke Skywalker, Han Solo, Chewbacca y C-3PO. Vader y Obi-Wan se enfrentaron por última vez, en esta ocasión el Lord Sith abatiendo a su antiguo maestro. Luke, Leia y los héroes pudieron escapar pero solo porque el Imperio lo permitió: Vader había colocado un dispositivo de rastreo en su nave, lo que llevó al Imperio a la base secreta de los Rebeldes. A medida que la Estrella de la Muerte avanzaba, los Rebeldes lanzaban un ataque, con el mismo Vader participando en la batalla dentro de su avanzada caza estelar TIE. Mientras recorrían la trinchera de la Estrella de la Muerte y a punto de acabar con el último de los Rebeldes, Luke Skywalker en su caza Ala-X, Vader y sus pilotos de flanco fueron atacados por detrás por el Halcón Milenario. Habiendo rebotado lejos de la Estrella de la Muerte y fuera de control, Vader fue incapaz de detener a Luke. La estación espacial fue destruida, pero Vader sobrevivió y viajó hacia los confines del espacio.


Después de la destrucción de la Estrella de la Muerte, Darth Vader se obsesionó por encontrar a Luke Skywalker. Él había enviado droides sonda a través de la galaxia, que finalmente localizaron la base Rebelde en el remoto planeta de hielo Hoth. A su llegada los Rebeldes ya habían escapado, pero persiguió a los amigos de Luke con un fervor incansable. Con el Imperio incapaz de atrapar al Halcón Milenario, Vader contrató a cazadores de recompensas para localizar a la nave y el mortal Boba Fett finalmente tendió una trampa a los héroes en la Ciudad de las Nubes. Creyendo que habían encontrado un santuario, Han, Leia y compañía en realidad encontraron a Vader y al Imperio esperándolos. Vader torturó a Han en un esfuerzo por atraer a Luke a Bespin y más tarde congeló a Solo en carbonita. Por último, Luke, que había dejado su breve entrenamiento Jedi para salvar a sus amigos, llegó y se batió a duelo con Vader. El Lord Sith resultó demasiado poderoso; atacó brutalmente a Luke arrojándole escombros y finalmente cortando su mano derecha con su sable de luz. Con el fin de atraer a Luke al lado oscuro, Vader reveló que él era su padre, un golpe que hizo temblar al joven Jedi hasta el alma. En lugar de unirse a Vader, Luke eligió caer en un profundo abismo y sobrevivió.


Con el Imperio buscando aplastar a la Alianza Rebelde de una vez por todas, comenzó la construcción de una segunda Estrella de la Muerte. Darth Vader y El Emperador supervisaron personalmente su realización, aunque el Maestro de Vader tenía otro plan: atraer a Luke Skywalker al lado oscuro de la Fuerza. Vader y El Emperador esperaban que Luke se acercara a ellos, lo que hizo; el joven Jedi creía que todavía había bondad en su padre y trató de hacerle volver al lado luminoso. Vader estaba en conflicto, pero aun así llevó a Luke ante el Lord Oscuro. El Emperador se burló y puso a prueba a Luke, lo que llevaría a un duelo final entre Vader y su hijo. Cediendo a su odio, Luke venció a Vader, cortándole la mano y estuvo a punto de dar el golpe mortal. El Emperador ordenó que Luke acabara con su padre y se uniera al lado oscuro, pero el joven Jedi se negó, optando por arrojar lejos su sable de luz. Enfurecido por esta negativa, el Emperador lanzó rayos de Fuerza hacia Luke, para torturarlo. Vader se levantó, la compasión de su hijo despertó su bondad, y destruyó al Emperador. Aunque había sufrido heridas mortales por un rayo del Emperador, Vader, como último acto de redención, restauró su conciencia como Anakin Skywalker y tuvo un último momento con Luke antes de aceptar pacíficamente su muerte.

Relacionados //