AFILIACIONES
  • Soldados Rebeldes,
  • Alliance High Command,
  • Pilotos rebeldes,
  • Rebel Pathfinders (SpecForces),
UBICACIONES
  • Hoth,
  • Mon Cala,
  • Yavin 4,
  • Base Eco,
  • Rebel Massassi Outpost,
especie
CRIATURA
  • Tauntaun,
VEHÍCULOS
ARMAS
  • Ion Cannon,
  • DL-44 Blaster Pistol,
  • A280 Blaster Rifle,

HISTORIA //

LA CAÍDA DE LA REPÚBLICA


Los orígenes de la Alianza Rebelde se remontaban a la Guerra de los Clones, cuando los Jedi ayudaron a crear las unidades de resistencia en los mundos gobernados por los Separatistas. Irónicamente, Anakin Skywalker propuso este plan al Consejo Jedi y ayudó a crear tal milicia entrenando a los combatientes de la resistencia en Onderon. La célula de Onderon, liderada por Steela y Saw Gerrera, luchó contra el títere separatista Sanjay Rash y sus ejércitos de droides. Finalmente, derrocaron a Rash y restablecieron al rey Ramsis Dendup. Algunos de estos movimientos de la resistencia continuarían sus actividades después de que la victoriosa República se convirtiera en el Imperio, aunque pasarían muchos años para que tales células se fusionaran en una Rebelión organizada con liderazgo centralizado.


Los orígenes de la Rebelión también se remontan a las reuniones clandestinas de los senadores que comenzaron en los últimos días de la República. Senadores como Mon Mothma, Bail Organa y Padmé Amidala se reunían en secreto en Coruscant, preocupados por los poderes de guerra acumulados por el canciller supremo Palpatine. En público, estos senadores respaldaban los esfuerzos para que Palpatine renunciara a sus poderes de emergencia. En privado, comenzaron las preparaciones para el momento en que la resistencia debiera avanzar más allá de las discusiones políticas en el Senado, pero unir a los enemigos del Imperio bajo un mismo estandarte resultaría un proceso extenso y extremadamente difícil. Mothma y Organa se convertirían en los líderes rebeldes clave, un cargo también tomado por la hija adoptiva de Bail, Leia.

LA EDAD OSCURA


A medida que el Imperio aumentaba su control de la galaxia, surgieron movimientos de resistencia en una gran cantidad de mundos. La mayoría eran estrictamente movimientos locales determinados a liberar a un planeta individual o sistema estelar del dominio Imperial. Tales movimientos arriesgaban el tener que verse con los agentes de inteligencia, los inquisidores y los sicarios del Imperio que enfrentaban sin piedad cualquier señal de resistencia. Un grupo de Rebeldes liderado por la piloto twi'lek Hera Syndulla surgió del mundo de la Orilla Exterior de Lothal. La banda de Syndulla, cuyos rangos también incluían al que alguna vez fue Padawan, Kanan Jarrus, al huérfano sensible a la Fuerza Ezra Bridger, a la experta mandaloriana en demoliciones Sabine Wren, al guerrero lasat Garazeb "Zeb" Orrellos y al droide Chopper, lucharon por interrumpir las operaciones imperiales en Lothal y otros mundos de la Orilla Exterior con el apoyo de operativos tales como el misterioso Fulcrum. Con el tiempo, bajo el liderazgo de Bail Organa y Mon Mothma, estos grupos locales combinaron sus fuerzas en una auténtica Alianza dedicada a derrocar a Palpatine y a restaurar la República.

LA GUERRA CIVIL GALÁCTICA


A medida que la Rebelión se volvía más organizada y obtenía el apoyo del Senado imperial, el Imperio buscó aplastar a la resistencia completando la construcción de la Estrella de la Muerte, una estación de batalla acorazada con suficiente potencia de fuego para destruir un planeta entero. Los espías Rebeldes robaron los planos de la Estrella de la Muerte y se los entregaron a la princesa Leia Organa, una senadora imperial y miembro de la Alianza. Darth Vader capturó la nave de Leia en Tatooine, pero la princesa había ocultado los planos en los bancos de memoria de R2-D2.

Determinado a destruir la Rebelión, el Grand Moff Tarkin demostró el poder de la Estrella de la Muerte incinerando el planeta natal de Bail Organa, Alderaan. Dejó que Leia escapara para que lo guiase a la base principal Rebelde en la luna Yavin 4. Los Rebeldes contraatacaron con un plan desesperado enviando escuadrones de cazas estelares a enfrentarse con la estación de batalla. Antes de que la Estrella de la Muerte pudiera destruir Yavin 4, Luke Skywalker utilizó la Fuerza para dirigir un torpedo de protones al puerto de escape que llevaba al reactor principal de la estación de batalla. La destrucción de la Estrella de la Muerte salvó a la Alianza y el fuego de la resistencia comenzó a propagarse por los mundos del Imperio.


El Imperio contraatacó con una extraordinaria demostración de poder militar oprimiendo con brutalidad a los disidentes y enviando sus naves de guerra por toda la galaxia en busca de la nueva base principal de los Rebeldes. Después de que un droide de reconocimiento imperial descubriera la Base Eco en el planeta de hielo Hoth, el General Rieekan de la Alianza ordenó una evacuación inmediata. La rápida decisión de Rieekan salvó muchas vidas y evitó el desastre, pero de todas maneras los rebeldes sufrieron una terrible derrota. Golpeada pero desafiante, la Alianza se reagrupó en un punto de encuentro acordado previamente para formar una caravana de naves de guerra en el espacio sideral con el objeto de adelantarse a los cazadores imperiales.


Bajo el mando de Mon Mothma y el Almirante Ackbar, la flota rebelde se reunió en Sullust para un ataque a gran escala a la segunda Estrella de la Muerte, en construcción sobre la Luna boscosa de Endor. La Alianza había descubierto que el emperador Palpatine supervisaba personalmente este nuevo proyecto y se arriesgaron a una confrontación con la esperanza de terminar la guerra con un ataque rápido. Mothma y Ackbar no sabían que Palpatine había filtrado la información sobre la estación de batalla y su presencia a bordo. Su trampa no funcionó por poco: los Rebeldes no pudieron igualar la potencia de fuego de la Flota imperial, mucho menos la de la Estrella de la Muerte, que resultó estar en completo funcionamiento. Sin embargo, un equipo de ataque liderado por Leia y Han Solo destruyó el generador de escudo que protegía la Estrella de la muerte. Esto permitió a Lando Calrissian y Wedge Antilles volar hacia la superestructura y explotar el reactor principal de la estación.

Mientras tanto, Luke Skywalker intentaba despertar la bondad adormecida en Darth Vader. Vader asesinó a Palpatine, un acto de sacrificio que dejó al Imperio sin líder y terminó con el dominio de los Sith sobre la galaxia.